Entrevista con Lucrecia Martel. Clarín Revista Ñ
On 19/09/2016 | 0 Comments
RSS
Follow by Email
Facebook
Facebook
Google+
https://adrianahidalgo.es/noticia3/

La lectura de Zama, veneno irresistible

Entrevista con Lucrecia Martel.  La cineasta cuenta qué la impulsó a filmar la novela cumbre del escritor.

A las víctimas de la espera”. Con esta dedicatoria comienza Zama , la extraordinaria novela de Antonio Di Benedetto, que Lucrecia Martel ya filmó y cuya posproducción ha retomado, sin sospechar que la obra sería “un veneno” que se apoderaría de ella. Filmó su propia versión de la novela “en estado de trance”, le cuenta Martel a Ñ un sábado por la mañana en Palermo, y en el montaje procuró permanecer fiel a ese resplandor que la subyugó en el rodaje y aún antes, durante la lectura. La cineasta se deja caer en una profundidad al traducir en palabras la lectura de Zama , a la que algunos llaman “la película maldita”, luego del frustrado intento del cineasta Nicolás Sarquis. En su primer rodaje fuera de su patria salteña, enarbola su derecho a revisitar una obra mayúscula de Di Benedetto, que por momentos sofoca al lector y luego lo deja a la deriva. “Cuando el rodaje terminó quise permanecer en ese deseo que el libro me despertó”, revela.

La novela narra la dramática espera de Diego de Zama, un funcionario americano de la corona española, a fines del siglo XVIII, en Asunción del Paraguay, por un barco que no llega. La contemporaneidad de la obra es lo que atrajo a la directora de La mujer sin cabeza.

Protagonizada por el mexicano Daniel Giménez Cacho, la española Lola Dueñas y el argentino Juan Minujín, la película coproducida por seis países, además de Argentina, se rodó hace un año. Por motivos personales, Martel suspendió este año la posproducción, que literalmente acaba de retomar. Dice a Ñ: “No me doy cuenta qué es lo particular en mis películas. Lo que veo es clásico. Sé cómo trabajo el sonido y lo artístico pero no encuentro rasgos claros. Quizá la gran diferencia con Zama es que iluminó otros espacios. De hecho, filmé en otras locaciones, hay muchos exteriores”.

Zama está filmada en Formosa, con exteriores en Buenos Aires y Chascomús. Las condiciones del rodaje fueron extremas, según cuenta, con jornadas extenuantes, con barro y agua dentro de las botas de goma, porque no paraba de llover.

–¿Por qué preferiste Zama a un guión propio?
–Soy parte de esa generación que sintió que había que contar el entorno. Era un principio de honestidad suscribir el relato de lo que conocemos. Pero con la edad, una va viendo que, más que a una bandera, uno pertenece a una enorme cantidad de signos que intercambia con otros. Me llevé Zama a un viaje en un barquito por el Paraná. Nos agarró una tormenta, el calor era extremo y sentí que tenía que filmar a partir de la novela. Luego de Zama ya no fui la misma persona. Fue como una enfermedad y estoy tratando de iluminar en la película lo que la novela me permitió vivir.

–¿El intento de retener lo vivido en la lectura?
–De las personas que producen cosas para expresarse, todos aspiramos a ver una fisura, una grieta, una alteridad posible del mundo. E intentamos permanecer en ese chispazo. El problema es no comprender que una adaptación de la literatura no es una adaptación. Lo que en 1957 vivió el autor, en 2016 se convirtió en otra cosa, hay una metamorfosis de los signos. Di Benedetto estaría feliz al ver la maquinaria que su novela puso en movimiento. Para mí, fue un veneno irresistible. Las películas inspiradas en libros son muy valiosas.

–Tu experiencia con Zama es posterior a El Eternauta, cuyo guión escribiste y que nunca se filmó. ¿Hay relación entre ambas?
–El guión de El eternauta terminaba con los sobrevivientes escapando por el río Paraná. Hice un viaje por el Paraná con un barquito desprovisto de comodidades, con todo en contra, durante el cual leí Las palmeras salvajes , de Faulkner, además de Zama . Todo esto me hizo pensar con cuánta libertad uno proyecta el futuro y con cuánto temor y conservadurismo piensa el pasado.

 

http://www.revistaenie.clarin.com/literatura/lectura-Zama-veneno-irresistible_0_1643835609.html