img-book
PORTADA EN ALTA RESOLUCIÓN
NOTA DE PRENSA

CARROÑA ÚLTIMA FORMA

Carroña última forma es el paseo de un vagabundo por una ciudad alucinada. El poeta da su voz al vagabundo, que inicia su camino por desfiladeros zigzagueantes, por calles de palabras. A través de un sistema fascinante de equivalencias e inclusiones, las palabras son calles, la ciudad un cuerpo en descomposición, el cuerpo una obra. En este laberinto, el vagabundo hace un triple recorrido: por la ciudad, por su propia mente y por su obra. Y allí aparecen esquirlas de poemas anteriores de Partitas, Episodios y Verme, reformulados y dispuestos en un nuevo escenario. Doble juego el de este gran artista: multiplicar lo que lo real nos dice, y renovar los modelos consagrados (incluyendo su propia obra).En ésta , su última forma, Leónidas Lamborghini transforma el cadáver de la literatura en algo vivo. “Todos admiramos a Leónidas Lamborghini y todos lo hemos copiado. Leónidas definió una exigencia que es única en nuestra literatura: construyó un laboratorio arltiano para trabajar con la sintaxis y el fraseo y la música verbal de estas provincias. No conozco otro poeta tan consciente de la propia tradición y a la vez no conozco en esta lengua un poeta que haya producido el corte que produjo Leónidas. Este poeta escribe en todos los estilos, en los estilos del pasado y en los que todavía no existen. Ha inventado una sintáxis, una escritura entre las palabras, un tono nuevo para decir lo que la lengua dice.” Ricardo Piglia

20,50

Dsiponible



ISBN: 978-987-9396-63-6
Colección: Materia:
Sobre este libro
Más información
RSS
Follow by Email
Facebook
Facebook
Google+
https://adrianahidalgo.es/tienda/la-lengua/carrona-ultima-forma/

Carroña última forma es el paseo de un vagabundo por una ciudad alucinada. El poeta da su voz al vagabundo, que inicia su camino por desfiladeros zigzagueantes, por calles de palabras. A través de un sistema fascinante de equivalencias e inclusiones, las palabras son calles, la ciudad un cuerpo en descomposición, el cuerpo una obra. En este laberinto, el vagabundo hace un triple recorrido: por la ciudad, por su propia mente y por su obra. Y allí aparecen esquirlas de poemas anteriores de Partitas, Episodios y Verme, reformulados y dispuestos en un nuevo escenario. Doble juego el de este gran artista: multiplicar lo que lo real nos dice, y renovar los modelos consagrados (incluyendo su propia obra).En ésta , su última forma, Leónidas Lamborghini transforma el cadáver de la literatura en algo vivo. “Todos admiramos a Leónidas Lamborghini y todos lo hemos copiado. Leónidas definió una exigencia que es única en nuestra literatura: construyó un laboratorio arltiano para trabajar con la sintaxis y el fraseo y la música verbal de estas provincias. No conozco otro poeta tan consciente de la propia tradición y a la vez no conozco en esta lengua un poeta que haya producido el corte que produjo Leónidas. Este poeta escribe en todos los estilos, en los estilos del pasado y en los que todavía no existen. Ha inventado una sintáxis, una escritura entre las palabras, un tono nuevo para decir lo que la lengua dice.” Ricardo Piglia