El lobo feroz solo quiere ser amado

Masson, Annick, Naumann-Villemin, Christine,

Un cuento divertido, inteligente con ilustraciones dulces e irónicos.

El lobo feroz, las pesadillas, ogros, monstruos están cansados de ser los “malos” en los cuentos para infantes. Se manifiestan en la puerta de la casa de la escritora para exigir un cambio. La escritora le promete al lobo feroz pensar en algo. Durante la noche se devana el cerebro y llega a la conclusión: ¡un baño de ternura y bondad! El lobo duda al comienzo, pero poco a poco cede ante la relajación y la calidez del tratamiento… hasta el final del día, cuando comienza a tener mucha, MUCHA hambre…

16,00

Dsiponible



ISBN: 978-84-16287-40-6
Colección: , Materia:
Conoce al autor/a
avatar-author
Nació en 1969 cerca de Liège. Después de estudiar, ilustración en el Instituto de Arte Saint Luke en Liege, trabajó en un estudio de dibujos animados, y luego como diseñadora para una editorial. Ilustró su primer libro álbum para niños y niñas en 2006. Desde ese momento, gracias a la sensibilidad, autenticidad y humor de sus libros, ha llegado a un público muy grande e internacional.
Conoce al autor/a
avatar-author
En otra vida, Christine Naumann-Villemin era una terapeuta del habla. Fue entonces cuando comenzó a inventar historias para sus jóvenes pacientes. Además, escribió para sus propios hijos, los amigos de sus hijos, los primos de sus amigos e incluso una vez, para su gato. Hoy, Christine es profesora y bibliotecaria. Como tal, ¡está constantemente rodeada de libros y niños! Ella es la autora de algunas historias realmente geniales y bien pensadas.
Sobre este libro
Más información
RSS
Follow by Email
Facebook
Facebook
Google+
https://adrianahidalgo.es/tienda/pronovedades/el-lobo-feroz-solo-quiere-ser-amado/

El lobo feroz, las pesadillas, ogros, monstruos están cansados de ser los “malos” en los cuentos para infantes. Se manifiestan en la puerta de la casa de la escritora para exigir un cambio. La escritora le promete al lobo feroz pensar en algo. Durante la noche se devana el cerebro y llega a la conclusión: ¡un baño de ternura y bondad! El lobo duda al comienzo, pero poco a poco cede ante la relajación y la calidez del tratamiento… hasta el final del día, cuando comienza a tener mucha, MUCHA hambre…